Segunda etapa: De Burdeaux a París en tren

Segunda etapa: De Burdeaux a París en tren

Después de tomar un buen desayuno nos despedimos de las princesas de la casa y montamos en el autobús de las 10:15 desde Merignac a la estación Saint Jean de Burdeaux. Allí tomamos el tren de alta velocidad rumbo a París.

El billete nos ha costado tan solo 15 euros por persona, más un suplemento de 5 euros por la mochila. Es sencillo encontrar gangas para realizar este trayecto porque existen algunos trenes al día de bajo coste.


El tren es comodísimo, todos los asientos tienen mesas desplegables para colocar la comida o el portátil. Aprovecho para configurar algunos aspectos de nuestra recién nacida página web.


Imanol lleva consigo una bolsa llena de comestibles que teníamos por casa: paquetes de arroz, lentejas, nueces, cuscús… en fin, llevamos literalmente la casa y la cocina a cuestas, por lo que aprovechamos para comer algo en el tren. La austeridad es parte esencial del éxito de este viaje. Así que medimos cada euro que gastamos con cuentagotas.


Por fin llegamos a la estación de tren de Montparnasse en París . Esta estación fue construida en 1840. Medio siglo después, el 22 de octubre de 1895, un tren descarriló en esta estación destruyendo parte de la fachada y llevándose por delante a una mujer que vendía periódicos. La catástrofe se escenifica en la película «La invención de Hugo«, dirigida por Martin Scorsese en el año 2011 y premiada con 5 Oscar. Está basada en el libro La invención de Hugo Cabret, de Brian Selznick, que narra la historia de un chico que vive solo en la estación de tren de Montparnasse, en los años 30.


Vamos a alojarnos en casa de Agustín (un buen amigo bilbaíno que está residiendo y trabajando en París) pero son las 3 pm y no sale de trabajar hasta las 8 pm.

Decidimos dejar nuestras pesadas mochilas en una consigna y salir a pasear por París. Sin embargo la consigna de la estación de tren es excesivamente cara.

Así que nos ponemos a investigar en Google una alternativa más barata y descubrimos dos apps muy interesantes para cualquier viajero low cost: bagbnb y where is public toilet worldwide. Como lo oyes. Existen.


La primera app es una red de establecimientos que ofrecen servicio de consigna a un precio mucho más económico. La segunda te indica la ubicación de baños públicos gratuitos en todo el mundo. ¡Un gran descubrimiento para ahorrarse unos cuantos euros!

Nos dirigimos a la estación de metro y compramos el Pase Ticket t+ que es un taco de 10 billetes simples a precio reducido. En esta web explican muy bien las modalidades de tickets de transporte en París para saber cuál es el más económico según tus necesidades. https://www.parisando.com/metro/

Tomamos la línea 4 de metro hasta Saint Michel y dejamos nuestras mochilas a salvo en un restaurante indio que forma parte de la red bagbnb. Como curiosidad, la primera línea de metro de París fue inaugurada el 19 de julio de 1900. Hoy día consta de 303 estaciones y 219 kilómetros de vías.

Por fin paseamos ligeros como plumas por las calles de París. Enseguida nos topamos de frente con la majestuosa Notre Dame. En ella se encuentra el kilómetro cero de Francia, punto desde donde se calcula la distancia de todas las carreteras nacionales.

La famosa catedral es además uno de los iconos más emblemáticos de París gracias en parte a la novela publicada en 1831 por Víctor Hugo que narra la historia de un jorobado (Quasimodo) y una gitana (Esmeralda) en el París del siglo XV. La historia se hizo más conocida aún tras la adaptación de la novela al cine por Disney.

Pero su relevancia no termina aquí. Notre Dame ha sido testigo de grandes momentos históricos. En ella Napoleón se coronó a sí mismo como emperador en 1804, Jacques de Molay, fundador de los Templarios, fue quemado vivo frente a ella y Juana de Arco fue quemada y posteriormente beatificada en ella. La catedral sobrevivió a dos guerras mundiales y sus campanas anunciaron en 1944 la liberación de París con la entrada de los aliados.


Lamentablemente en esta ocasión tendremos que contemplar Notre Dame desde la distancia debido a las obras de restauración que están llevando a cabo por el incendio del 19 de abril de este mismo año (2019).

Paseamos por las ordenadas calles de París sumergiéndonos en el romanticismo de sus elegantes fachadas, el azul de sus tejados decorados con pequeñas ventanas blancas y el rojo carmín de los toldos de sus cafés alumbrados con letras luminosas.

Con razón la llaman la ciudad del amor. Unos minutos en el centro de París bastan para enamorarse de ella.


Recorremos a pie el paseo a orillas del río Sena contemplando a cada paso edificios emblemáticos que se levantan ante nosotros erguidos como gigantes de piedra: el museo del Louvre, el museo de Orsay, los Jardines des Tuileries que albergan una gran noria gigante, la plaza de la Concordia, Palais Bourbon, Petit Palais y Grand Palais, Los Inválidos, el puente Alexandre III…


Las bocas de los puentes parecen sonreirnos y darnos la bienvenida tan solo atravesadas de cuando en cuando por cruceros de pequeño tamaño que pasean a los turistas por las aguas del Sena.

Ya está anocheciendo y es hora de reunirnos con Agustín. Vive en Vanves, al sur de París, a unos 35 minutos del centro en transporte público.

Agus e Imanol se conocieron en la universidad hace ya 14 años. Los dos estudiaron Ingeniería Industrial en la escuela de ingenieros de Bilbao (San Mamés).

Poco tiempo después Agus y yo nos conocimos. Aunque éramos vecinos del barrio y habíamos ido al mismo colegio de pequeños, no fue hasta que nos metimos los tres en una cueva subterránea en el monte Pagasarri junto con nuestro amigo Fontecha que nos hicimos amigos de verdad. Y es que fue tal la aventura de aquel día que aún la recordamos como una de nuestras más épicas hazañas.

Estuvimos 4 horas dentro de la cueva buscando la salida y en algunas zonas los pasillos eran tan estrechos que había que acceder reptando por túneles de menos de 1 metro de diámetro. Recuerdo que salimos hasta arriba de barro y felicidad aquel día.

Agus e Imanol han compartido desde entonces muchas rutas en bici entre ellas el camino de Santiago, y rutas por Navarra y los Pirineos. También hemos mochileado los tres junto con otros amigos por varios montes haciendo trekkings de varios días, durmiendo en ermitas, cuevas, tienda de campaña o vivac.

Creo que fue sobre el 2011 cuando Agus se marchó a trabajar a Reino Unido y desde entonces ha viajado y trabajado en muchos países principalmente en Sudamérica. Es un aventurero y un libro abierto repleto de anécdotas alucinantes. Mientras cenamos nos cuenta algunas de ellas como cuando recorrió más de 7000 km en bicicleta para volver a casa desde Reino Unido dando un «pequeño» rodeo por Escocia y los Alpes o cuando acampó en unas tierras indígenas en Colombia y vinieron unos indios a echarle. Pasamos una noche genial recordando anécdotas y aventuras.

Al día siguiente vivimos en carne propia algo muy típico de la vida cotidiana parisina. ¡Pero eso te lo contaremos en el próximo post!

À bientôt!

¿Te ha gustado nuestro contenido? Ayúdanos compartiéndolo en redes sociales 😄

¿Quieres enterarte de todas nuestras noticias y publicaciones?

SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG!

Deja una respuesta